Hatha Yoga

Cuando se habla de yoga en un sentido genérico, por lo general se está haciendo referencia a un aspecto bastante específico de la tradición yóguica: el yoga físico. Dentro del amplio espectro de elementos que conforman este sistema filosófico y científico, la práctica de posturas , (también llamadas asanas, que es su nombre en sánscrito) secuencias, respiración, limpiezas y mudras, tiene un nombre particular: el hatha yoga.


El origen de la palabra hatha es un buen punto de partida para dilucidar en qué consiste realmente este estilo de yoga, que es mucho más profundo, espiritual y poderoso de lo que se puede llegar a creer. Realmente sus alcances y razón de ser desbordan los de un simple sistema de ejercicios. Se dice que hatha podría traducirse como fuerza o voluntad. Esto, en un sentido tanto en relación con el cuerpo como aplicado a la vida. El hatha yoga fortalece el cuerpo y la voluntad por tratarse de una disciplina que requiere compromiso, pero también fortalece la capacidad de ecuanimidad y de escuchar la sabiduría de la conciencia universal. Es un camino para explorar el potencial del cuerpo y de la mente.