Reiki

El Reiki es un sistema de sanación, autosanación y reequilibrio bioenergético mediante la transmisión de la energía Universal curativa a través de la imposición de manos.


En Reiki se trabaja directamente con el campo energético del paciente, incidiendo directamente sobre los bloqueos que perturban la libre circulación de la energía en su ser, restaura y armoniza sus sistemas, posibilitándolo y mostrándole de forma sencilla, fácil el camino hacia la salud.


De todas las artes sanadoras llegadas a Occidente desde el Asia, la disciplina japonesa conocida como Reiki constituye un tesoro inagotable de la cultura Oriental. Reiki consiste en una dinámica en un proceso de circulación de energía benéfica que por sí sola determina la sanación, sin que intervenga la voluntad del reikista, quien actúa como conductor o canal.


Reiki no es una religión ni se requiere al iniciado que forme parte de una organización específica.


Gracias a las enseñanzas reveladoras del Maestro Usui, la sanación Reiki puede ser hoy practicada por cualquier persona. Usui afirmaba que el universo, todo lo existente posee Reiki, es una onda energética de amorosidad superior emitida por la existencia suprema, en forma de luz pura.


Nuestro cuerpo físico o material está animado por esta Fuerza Vital que penetra por unas puertas de entrada denominadas Chakras, y fluye incesantemente a través de unos canales energéticos llamados meridianos y nadis. La palabra Chackra en sánscrito, significa rueda. Un chakra es una puerta de entrada a la energía, es como una válvula de entrada en nuestro cuerpo energético. La función principal de estos vórtices (chackras) es suministrar vitalidad al cuerpo físico canalizando la Energía Universal hacia los órganos, el sistema nervioso, sistema endócrino, digestivo. También tiene una función sobre nuestra psique, tanto en las emociones como en nuestros pensamientos. Y sobre todo en nuestro espíritu.

En este momento resulta crucial asumir que sanar y curar son prácticas bien diferenciadas:

Sanar, del latín sanare, es restituir la salud perdida o contribuir a que un paciente recobre su salud, alterada por bloqueos energéticos o por desórdenes funcionales, ambientales, emocionales, etc.

Curar, del latín guarire, se practica en el ámbito médico y consiste en aplicar al enfermo remedios correspondiente a su enfermedad, que puede manifestarse por carencias, infecciones o disfunciones crónicas y eventualmente, puede incluir intervenciones quirúrgicas.

Con esto quiero dejar en claro la diferencia, Reiki no sustituye ningún tratamiento médico ni psicológico, acompaña. Apunta a la sanación del alma, esto puede traer el bienestar físico. Aquí nos encontramos con la gran pregunta, ¿quién enferma primero: el alma o el cuerpo?

Sólo por hoy, no te enojes, no te preocupes, sé agradecido, trabaja honestamente, sé bondadoso.


Masajes Vibro Acústicos


A muchos de nosotros nos encantan los masajes, pero imagine un masaje tan profundo que los tejidos, órganos y células también podrían tener “un masaje”. Eso es exactamente la terapia vibroacústica, un masaje de sonido de baja frecuencia. "Se trata básicamente de estimular el cuerpo con un sonido muy bajo – como sentarse en un altavoz de graves,” dijo el profesor Lee Bartel de la Facultad de Música. “Pero se requiere oradores especiales que llevan el sonido casi demasiado baja para escuchar de una manera que cambia, básicamente, a algo que se siente en lugar de oír.”

La terapia vibro acústica se compone de las frecuencias de sonido que se transmiten al cuerpo y mente a través de transductores especiales que convierten el sonido para masajear el cuerpo interior. Mediante instrumentos sanadores tales como el gong, cuencos vibro acústicos y cuencos sonoros, cuencos de quarzo, campanas tubulares, koshis, campanas tibetanas, bilas, etc.